Social Icons

viernes, 4 de marzo de 2011

El perrito en la sabana de Africa

Saludos estimados lectores:

Este artículo de hoy viernes 4 de marzo 2011 va dedicado para mi seguidora 600 en twitter (@DORIZRAM) en especial y para todos mis grandes amigos también, espero que les guste. Asimismo, le agradezco a mi gran colega el CPC y MI José Javier Rodríguez Ochoa por contribuir a la inspiración del artículo.

Cierto día, el cazador decidió visitar la sabana del África para acrecentar su colección de trofeos (no comparto mucho esa opinión pero es una simple fábula, ¿Ok?), para ello, entre sus aditamentos, accesorios y lo necesario para su viaje; incluyo a su perro de caza un hermoso animal y hábil para estos propósitos, con él, la cacería estaría garantizada.

Una vez llegado a la sabana, típico, el perro se distrajo oliendo aquella multitud de nuevos aromas y sin meditarlo se comenzó a alejar de su dueño hasta perderse entre la fauna y vegetación del lugar. transcurrieron los minutos y de pronto se percató que se encontraba sólo y perdido en aquel lugar lleno de peligros.

Para colmo de males, de pronto en las inmediaciones del lugar se encontraba un leopardo, temido por su arte de acechar a sus enemigos sin que lo noten, pero nuestro amigo el perro confiado en la agudeza de su olfato e instinto se preparó para lo más terrible de la situación, de pronto, el perro divisó unos huesos de algún animal que previamente había sufrido una muerte terrible y con su ingenio levanto la voz para que el leopardo escuchara: ¡Que sabroso leopardo me acabo de comer¡ ¡que deliciosos huesos estoy disfrutando¡. El leopardo al escuchar esto pensó para sí: ¡mejor no me le acerco a ese animal extraño, no sea que también me coma! y sin pensarlo se retiro del lugar.

Típico, el chango metiche que estaba observando la escena arriba de un árbol, fue en busca del leopardo para contarle del engaño en que había caído por parte del perro, ¡espera le gritó el chango! ¡el perro te ha engañado! regresa para vengar esta afrenta. el Leopardo, herido en su orgullo de cazador y muy furioso rugió las siguientes palabras: ¡Ven chango, sube a mi lomo, iremos los dos juntos para demostrarle al perro quien manda aquí! y si más tardanza regresaron en busca del can.

Al verse nuevamente en aprietos y ahora con dos animales con quienes lidiar, el perro lejos de huir despavorido del lugar, con mente tranquila y ante la situación difícil, volvió a morder los mismos huesos y ladrando dijo las siguientes palabras para que las escucharan sus agresores: ¡Maldito chango que mande a buscar otro leopardo para comer! ¿Por qué tardará tanto en traerlo? ¡tengo mucha hambre!...

Pues bien estimado amigos y lectores, ante lo difícil que se nos puedan plantear las situaciones o problemas en nuestra vida profesional, laboral, familiar o de otra naturaleza, debemos conservar la calma y no huir a los problemas, antes bien, con ingenio e imaginación debemos resolverlas.

Una mente estratégica, bien cultivada y entrenada nos sacará de las situaciones más difíciles que se nos puedan presentar, sigan de manera pro activa acrecentando su preparación, el día menos pensado los sacará a flote de cualquier adversidad.

Saludos cordiales.


CPC y MI Juan Gabriel Muñoz López
Consultor Fiscal

email: gabriel_fiscal@hotmail.com

twitter:  @gabriel_fiscal



1 comentarios:

  1. Excelente artículo, te felicito, la verdad tiene un magnifico que digo increible mensaje.

    Felicidades Amigo

    Atte.:
    Geovani

    ResponderEliminar