Social Icons

jueves, 3 de marzo de 2011

Adiós Papá Sueldo

Muy estimados amigos y lectores:

¿Qué tipo de mensaje les dice el título?, bueno, les compartiré la experiencia de “Juan” acerca de las vicisitudes que le orillaron a tomar una importante decisión de vida.

¿Cuántas veces no nos hemos preguntado durante nuestra corta vida laboral cuál es la mejor opción para triunfar y crecer?, bueno, la respuesta la obtuvo “Juan” después de vivir el éxito y también la caída en su actuar profesional. Esta retrospectiva y experiencia de vida que me comparte “Juan” y de la cual también recibí autorización para compartirla con ustedes, nos permitirá vivir en cabeza ajena lo sucedido, así como analizar los pros y contras que conllevan el decirle adiós a “Papá sueldo”.

Dentro del ámbito profesional o laborar, las personas se enfrentan día a día con una serie de situaciones o condicionantes que van creando alegrías, descontentos, stress, etc., pero la más importante tal vez sea la voz en el interior de cada una de ellas que dice: “No hay crecimiento”, “Lo que percibo no me es suficiente para cubrir mis necesidades básicas”, “Ya no me gusta este trabajo”, “Merezco algo mejor”, etc.

Derivado de ésta problemática “existencial”, “Juan” se enfrentó en su momento a la terrible decisión de “cambiar de aires” en aras de una mejor oportunidad laboral, para ello; debo comentarles que donde trabajaba tenía un sueldo que recibía cada semana, si no lujoso, sí decoroso que le cubría sus necesidades y al que llamó “Papa sueldo”, pero que profesionalmente no le representaba ningún crecimiento sino estancamiento, ya que éste se devengaba (pero no se ganaba en ocasiones) por el simple transcurso del tiempo. 

“Papá sueldo” siguió haciendo de las suyas como cada semana, impidiendo ver que para crecer profesionalmente se deben observar otro tipo de cualidades o actitudes/acciones ante la vida, tales como: capacitación continua, innovación, don de gente, relaciones públicas, “ganar la chuleta” todos los días, creer en tus habilidades, etc. Derivado de ello y ante la disyuntiva de cambiar de trabajo o permanecer donde mismo, se inclinó por la primera de las opciones ya que fue aceptado mediante un proceso de selección y reclutamiento y se vislumbraba por fin la posibilidad de crecimiento tan anhelada.

O sorpresa menuda para “Juan”, llegó a un mundo nuevo con más problemas de los que acostumbraba resolver y en el aspecto económico el tan buscado crecimiento se vino abajo, ¿Qué sucedió después de quedarse como el perro de las dos tortas de aquél excelente refrán?, no le quedó más remedio que despedirse de “Papá sueldo” para tomar en sus manos las riendas de su vida y la de su familia (bajo una terrible depresión y shock inicial por haber sucedido tan rápido el cambio entre trabajos y quedarse sin ninguno de ellos) para iniciar el camino de la “independencia”, forzada claro está.

Es necesario comentarles que el inicio no fue nada sencillo para “Juan”, tuvo que tocar varias puertas y comenzar a relacionarse por sí sólo (en ocasiones bajo recomendación de los escasos contactos existentes), pues no es lo mismo tener todo bajo la tutela de un empleador que buscar abrir mercado y ser el arquitecto de su propio destino.

Hoy a casi un año de esa amarga pero tan necesaria experiencia de vida, “Juan” nos comparte su decálogo de éxito bajo las siguientes premisas:

  1. Nunca tengas miedo de ser emprendedor, pues las mejores “empresas” vienen de situaciones difíciles y nos forjan con temple.
  1. Siempre mantente actualizado o capacitado y siembra para el futuro, lo que equivale a “Vacía tus bolsillos en tu mente, que tu mente llenará tus bolsillos”, pero vive la experiencia día con día. 
  1. Aprende a relacionarte con el medio que te rodea, se sincero y convincente en tu actuar ya que los resultados hablan por sí solos. Aprende y comparte con colegas y con todas las personas que te rodean, de ellos puedes crear cadenas de valor. 
  1. No dejes de generar ideas u oportunidades de negocio. De cada tres una se concreta, pero la que se concreta te da el impulso para implementar la siguiente y al cabo de un tiempo tienes un efecto de “bola de nieve” favorable. Eso sí, analiza concienzudamente cada oportunidad y maneja siempre la premisa “ganar-ganar” para todas las partes involucradas. 
  1. Invierte los recursos que generes en un fondo para contingencias, en otras palabras administra adecuadamente tus ingresos y gastos y crea ahorro. 
  1. Dile adiós a “Papá sueldo” para darle la bienvenida a “la chuleta de cada día”, eso te hará más productivo y te hará valorar más tu trabajo diario. 
  1. Diversifica tus servicios para que no te quedes como el “perro de las dos tortas” y tenga un ingreso continuo, utiliza el ejemplo de la matriz BCG del famoso análisis DOFA. 
  1. Confía siempre en tus habilidades, aplícalas y púlelas día con día. 
  1. Aprovecha las bondades de las redes sociales y trabaja con ellas creando contactos favorables a tus proyectos de vida. 
  1. Muy importante, ¡Nunca pierdas la Fe en ti mismo! y mantén la esperanza en cada proyecto que lleves a cabo.
Después de esta experiencia de vida que me compartió “Juan”, es que analizo día a día mi actuar profesional y que los invito estimados lectores para que también le digan adiós a “Papa sueldo” para darle la bienvenida a una vida mucho mejor y más productiva, seguramente después de esto verás la vida de otra forma.


“Vive día a día la experiencia de ser mejor y más productivo”.

Saludos cordiales

CPC y MI Juan Gabriel Muñoz López
Consultor Fiscal

email: gabriel_fiscal@hotmail.com

twitter: @gabriel_fiscal

1 comentarios:

  1. Felicidades primo esta muy buena tu reflexion y ese decálogo me lo voy a llevar para mi filosofia personal
    saludos

    ResponderEliminar