Social Icons

viernes, 11 de febrero de 2011

Ricitos de oro, los tres osos y lo politicamente correcto

Estimados lectores y amigos del blog y red twitter:

Ahora nos toca analizar un tema por demás delicado en materia de reglas de etiqueta y respeto hacia las demás personas, todo ello; bajo la tradicional fábula y moraleja que les he venido compartiendo viernes con viernes. Esta vez analizaremos la fábula de ricitos de oro y los tres osos, espero que les guste.

Cierto día, ricitos de oro se encontraba jugando sola en el bosque y por cuestiones de la edad no midió bien su tiempo entre juego y juego, por lo que después de algunas horas la oscuridad la alcanzó lejos de casa.

Al verse sola y buscando un lugar donde pasar la noche para guarecerse de los peligros nocturnos, a lo lejos divisó una cabaña y corrió hacía la misma, sin más demora.

Al llegar tocó a la puerta miró al suelo y leyó en un tapete: ¡bienvenidos, esta es su casa! -era la casa del papa oso, mama osa y el pequeño oso-, aún y cuando nadie llegó para recibirla, un poco contrariada, decidió tomar la iniciativa y giró la perilla para entrar a la cabaña. Ninguna alma se encontraba en ese momento, por lo que acto seguido; decidió poner en práctica lo que decía el tapete.

Se sirvió toda la sopa la gandalla, se tomo todas la bebidas y las palomitas pasaron a mejor vida, hizo una llamada telefónica a un pariente en Alemania, rento un pago por evento en un sistema de cable e hizo el cargo con la tarjeta de crédito del oso mayor, en fin; toda una serie de desatinos abusando de la confianza de aquella familia del reino animal...

¿Cuantas veces más de alguno de los lectores no ha estado ante esta situación políticamente incorrecta por parte de sus invitados, que sin observar las reglas del Manual de Carreño pasan por alto la "etiqueta" del momento?, ¿Será acaso correcto que los "ricitos de oro"  abusen de la confianza de su anfitrión? ¿Les suena conocida la actitud de algún trabajador que "patea el pesebre"? ¿Un vecino que se queda con tu escalera de pintar?.

En lo personal considero que deben prevalecer por encima de todo las "reglas de etiqueta", sana convivencia y armonía. En todo momento debemos apergarnos a ellas y sobre todo "ser políticamente correctos" para no poner en predicamentos a nuestros amigos  o personas cercanas y sobre todo cumplir con lo que dice el refrán; "A donde fueres, haz lo que vieres".

Si se reflexiona sobre el tema, lo "cortés y educado" no quita o demerita a las personas y el actuar correctamente en su vida personal, laboral, intelectual, etc.

La "casa" es un espacio o recinto sagrado que representa todo lo que gira a nuestro alrededor y que en todo momento debemos respetar con reciprocidad, ello fortalece las relaciones interpersonales. 

Que tengan un excelente fin de semana y espero que la lectura haya sido de su agrado.

Saludos cordiales

CPC y MI Juan Gabriel Muñoz López
Consultor Fiscal
twitter: @gabriel_fiscal

2 comentarios:

  1. Todos alguna vez hemos vivido por alguna situación similar, sin embargo muchos seguimos siendo condescendientes, lamentablemente muchas personas confunden el ser amable con ser pendejo! y es cuando abusan de la situación.

    Saludos colega y son buenas las fabulas aqui mencionadas, gracias por compartirlas.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. El respeto como valor fundamental debe estar siempre presente en nuestras vidas, la falta de este valor demerita mi imagen. Es dificil, pero recuerda, es tiempo de cambiar de Actitud, nadie lo hará por ti, animate y veraz muchos frutos.

    Un fuerte abrazo amigo gabriel, felicidades por tu labor.

    Bendiciones.

    ResponderEliminar